Desratización

Los roedores  consumen, destruyen y contaminan gran cantidad de alimentos y ocasionan daños estructurales, provocando todo ello perjuicios económicos. Actúan además  como fuente primaria y hospedadores intermedios de diversas enfermedades.

La desratización consiste en la eliminación de las ratas (rata negra y rata gris común de alcantarilla), así como de otros roedores (ratón doméstico y ratón de campo).

El tratamiento de desratización se lleva a cabo mediante la instalación de portacebos situados estratégicamente en aquellos lugares susceptibles de la presencia de roedores, vías de paso o perímetro de las instalaciones con el fin de eliminar rápidamente la plaga alojada en el interior y evitar el acceso de nuevos roedores. Dichos portacebos se especifican en un plano en planta de las instalaciones, cuyo objetivo es llevar un correcto seguimiento en el proceso de la eliminación de la plaga, asegurando el  éxito en futuros servicios o mantenimiento.

En el interior de los portacebos se deposita el cebo de naturaleza química (rodenticida) o si queremos realizar un monitoreo cebo sin componente químico. Además trabajamos con productos especializados en roedores con atrayentes o repelentes basados en feromonas de la misma especie. Son de gran eficacia las tablas adhesivas junto con dichos productos.